Presupuesto y Negociación Salarial

El Estado tiene la obligación de garantizar una educación laica, gratuita, obligatoria y de calidad, conforme lo dispuesto en el artículo tercero constitucional. Por lo mismo, es el responsable en lo que toca a la educación pública de dotar de los insumos necesarios para la impartición de la docencia, el pago de los salarios de los maestros y los mecanismos de evaluación y retroalimentación del propio docente, entre otras muchas cosas.

Por su parte, los docentes en el ejercicio del derecho de agruparse en colectivos constituyen la organización sindical, quien en la representación de los trabajadores de la educación (conforme al artículo 123 constitucional y las leyes reglamentarias que de él derivan) tiene como uno de sus cometidos principales el exigir que al magisterio le sean proporcionados los insumos para el desarrollo de la profesión y la justa retribución por los servicios que brinda. La parte más visible de esta retribución es el salario, que es el pago que recibe la o el maestro por su trabajo.

En este sentido, una de las prerrogativas de los sindicatos que definen su importancia es la negociación salarial, la cual es más visible en los gremios y profesiones dónde existe un gran sindicato que conglomera a la mayoría de los trabajadores representados, dicha negociación anual representa el momento clave para mejorar directamente las condiciones económicas de sus agremiados, e indirectamente de la propia sociedad, puesto que otorga un mayor reconocimiento a la organización, cohesión a su sector y una posición política estratégica que debe ejercer sobre el patrón para defender el poder adquisitivo de sus representados.

Es importante explicar que el poder adquisitivo no es reflejo directo del salario. De manera muy simplificada pero ilustrativa, es una combinación entre el salario percibido y la inflación. Es decir, si la inflación es mayor al porcentaje del aumento del salario logrado, el poder adquisitivo disminuye.

En los hechos hemos visto que, derivado de las mesas de negociación sindical existe un compromiso creciente del Estado mexicano para dotar salarialmente de incrementos a los maestros acordes a la presión inflacionaria y en general se ha logrado con algunas excepciones. Bajo este argumento, en el IEESA hemos desarrollado un análisis que permita observar los incrementos salariales en comparación con la inflación y por otra parte el aumento o pérdida del poder adquisitivo del docente.

Para ello utilizamos como base de partida, el sueldo tabular 07 de la zona económica III, entendido como la percepción mensual de una plaza inicial autorizada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para profesor de educación preescolar, primaria y grupos afines durante los últimos 19 años, de 1998 a 2016[i]. Dicha evolución en el comportamiento de los salarios y la inflación durante el periodo señalado, se muestra en la Gráfica 1.

grafica1crm

Las variaciones (aumento o pérdida) del poder adquisitivo del salario profesional del docente para el mismo periodo de referencia se representan en la Gráfica 2.

grafica2crm

Derivado de las gráficas, podemos observar que el aumento salarial con mayor porcentaje se da en 1998 con 19%, pero este sustancial incremento se da en el marco de una inflación de 18.6% en ese mismo año. El aumento en la capacidad de consumo fue de 0.39% únicamente. En comparación con este dato tenemos que en el año 2001 el aumento salarial logrado fue de 11%, con una inflación controlada de 4.4% dando un incremento en la capacidad de consumo de 6.6%, datos que contrastan con el año 2008 donde el aumento salarial fue de 4.8% con una inflación que llegó a 6.5%, combinación que dio como resultado una disminución en la capacidad de consumo de -1.7%.

A partir de estos tres casos en particular podemos ejemplificar la estrecha relación que existe entre las percepciones mensuales y la inflación y la importancia que tiene la negociación salarial.

En el lapso de 19 años que estamos revisando, hay 11 negociaciones que tienen un impacto positivo en el nivel adquisitivo, siendo los mayores incrementos registrados en los años: 1999 (4.68%), 2000 (3.04%), 2001 (6.6%), 2005 (2.22%), 2007 (1.74%) y 2009 (1.73%).

En la gráfica 2 podemos observar que, derivado de la inflación, los incrementos autorizados para los años 2004, 2008 y 2016 afectaron el poder adquisitivo del docente.

Si bien existen instrumentos y mecanismos para intentar controlar la inflación, no puede fijarle un límite pues depende de los precios de bienes y servicios que se establecen en los mercados internacionales, por ejemplo, el petróleo y el gas. Incluso, existen especialistas que pronostican la inflación para distintos países dependiendo del ritmo de consumo y las fluctuaciones de los productos internacionales. Para México la inflación pronosticada en el 2017 ronda el 5.4%.[i]

De acuerdo a las predicciones de esos especialistas observamos que para tener una negociación salarial que mantenga o mejore en términos reales el poder adquisitivo del salario profesional del magisterio, se tendría que lograr una negociación igual o superior a ese 5.4%. Esto no se debe perder de vista para el 2017, la exigencia sindical de una revisión al presupuesto por parte de la contraparte patronal, que es el propio Estado mexicano, está muy a tiempo.

Carlos Rodríguez Montes.

[i] http://www.banxico.org.mx/informacion-para-la-prensa/comunicados/resultados-de-encuestas/expectativas-de-los-especialistas/%7B535D6B0F-F54E-BED8-965D-F128DF7ACBA9%7D.pdf

[i]Evolución del sueldo tabular. SNTE: Consultado en http://optisnte.mx/wp-content/uploads/2014/07/OPTI-EVOLUCIO%C3%ACN-SALARIAL-2014-1.pdf. 07/02/2017.

____________________

Descargo de responsabilidad

El Instituto de Estudios Educativos y Sindicales de América (IEESA) se complace de aprovechar los medios informáticos para divulgar sus actividades y publicaciones. Sírvase tener presente que el material que aparece en este sitio de Internet es únicamente de carácter informativo. El IEESA procura actualizarlo regularmente, pero no puede garantizar su exactitud en todo momento.

La responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos, estudios y otras colaboraciones incumbe exclusivamente a sus autores, y su publicación no significa que el IEESA las sancione.

Las referencias a firmas o a procesos o productos comerciales no implican aprobación alguna por el IEESA, y el hecho de que no se mencionen firmas o procesos o productos comerciales no implica desaprobación alguna.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: