La educación como entendimiento humano.

Educación significa la socialización de la explicación entre seres racionales: la comprensión del ser social en el mundo; la transmisión de valores culturales y morales, del idioma, expresiones verbales y corporales; actitudes, cosmovisión.

Se puede decir entonces que la educación es un aspecto proyectivo de las relaciones sociales entre seres racionales, se presenta en la convivencia, con cada acción ejemplo para los demás, proyecta a la sociedad en el tiempo y a la vez, la educación es un producto social que tiene una finalidad pública: se educa para reproducir la cultura de la sociedad y por lo general a los nuevos seres humanos que llegan a la vida. Regularmente a los adultos se les entrena, ofrece orientación o capacitación en aspectos muy específicos del área productiva en la que se desempeñan como trabajadores o ciudadanos.

La escuela es un lugar destinado a la especialización de una actividad formativa del saber. En la antigua Mesoamérica había dos tipos de escuelas: el Telpochcalli, donde se educaba a los jóvenes del pueblo desde los 15 años para servir a la comunidad y la guerra, y el Cálmecac, que era la escuela para los hijos de los nobles, a quienes se les educaba en su casa desde muy pequeños, pero de los 7 a 15 años se les internaba en la escuela; ahí se les entrenaba para ser sacerdotes, guerreros de élite, jueces, maestros o gobernantes, saber historia, astronomía, medición del tiempo, música, religión, hábitos de limpieza, economía y gobierno; disciplina y valores morales (de su época obvio decirlo), especialmente.

Guardando las proporciones de los paralelismos, el Cálmecac era parecido a la Paideia griega, donde sólo los ciudadanos-terratenientes podían educarse, porque eran los únicos libres, aptos para la vida pública y para librar las batallas en las guerras. La Paideia era el modelo educativo que los ciudadanos (varones libres) adoptaban para aspirar a la mejor participación en los asuntos cívicos; ahí aprendían el dominio de la lengua griega, que distinguía a los locales de los extranjeros e inmigrantes. Saber hablar respondía a la obligación de mostrarse como un ciudadano refinado en el ágora (el espacio público).

Vemos dos concepciones de la educación: una en sentido amplio y humano, que entraña el valor intrínseco de la relación social, los valores morales y la cultura; y otra más técnica, la del recinto de entrenamiento.

Entonces, ¿cuál es la finalidad de la educación? ¿De cuál educación? La finalidad de la educación pública, obligatoria, laica y gratuita, según la máxima ley mexicana es la democracia, la ciudadanización de los mexicanos para superar la ignorancia, sus efectos, servidumbres, fanatismos, prejuicios, exclusivismos con base en religión, pertenencia a un grupo social, sexo o raza.  La realización de la educación así implica abordar desde un sentido amplio y humano la tarea sistémica de educar: socializar, explicar, ejemplificar, discutir, escuchar, observar. Donde se enarbole una cultura democrática, con actitudes y valores morales pro-dignidad humana y en consecuencia se respeten culturalmente los derechos humanos, entre otros beneficios de establecer esta nueva relación social educativa.

¿En este contexto, cuál es la finalidad de la escuela? La escuela toma relevancia como recinto especial para el entrenamiento de habilidades cognitivas, así como para la obtención de otras herramientas igualmente relevantes para la convivencia social. Grecia entrenaba en la escuela a sus muchachos (ricos), así las culturas mesoamericanas lo hacían en la escuela (aunque con ricos y pobres). Ambas civilizaciones entendían el trascendental cultivo del conocimiento y de sus creencias e historia, como elemento conformador de una identidad colectiva que caracteriza su propia cultura.

Pero, ¿Qué sucede en la época actual? John Taylor Gatto[i] hace una interpretación de la realidad educativa estadounidense, desde su propia experiencia, producto de la convivencia durante 30 años con niños y adolescentes; critica al sistema escolarizado de enseñanza y ofrece alternativas consecuentes con su análisis. Observa que se utilizan a las escuelas como un mecanismo de selección que crea un sistema de castas; las escuelas están diseñadas para producir seres humanos estandarizados a través de la aplicación de fórmulas, para que su comportamiento sea predecible y controlado. Lo que produce la escuela es irrelevante, porque las personas escolarizadas son irrelevantes. Como seres humanos son inservibles para los demás y para sí mismos. Forzamos a los niños a crecer en el absurdo (Paul Goodman). Es absurdo y anti-vital ser parte de un sistema que te obliga a sentarte en lugares recluidos para gente de la misma edad y clase social que tú. Este sistema te aparta. Es vital y absurdo moverte de un aula a otra al sonido de la chicharra. En siglos pasados, los niños y adolescentes estaban ocupados en trabajo real, caridad real, aventuras reales y sin la búsqueda real de maestros que pudieran enseñarnos lo que realmente queríamos aprender. Mucho tiempo se pasaba en desempeños comunitarios, practicando el afecto mutuo, el entendimiento y estudiando cada nivel de la comunidad, aprendiendo cómo hacer una casa, y docenas de otras tareas necesarias para convertirse en una persona íntegra.

A manera de conclusiones, entonces ¿qué se propone? Enviar a padres e hijos, como tarea, a realizar trabajos de investigación social: entrevistas a miembros de la comunidad, sondeos, encuestas, fotos, videos, para vincular las actividades sociales con educación escolar.

La escuela en casa es una alternativa en la que podríamos ahora gastar el dinero del rubro de educación en el ámbito de la familia, que podría cohesionar a las propias familias (padres e hijos). Los niños escolarizados en la casa parecen estar entre 5 y 10 años delante de sus compañeros con educación formal escolarizada. La institución educativa escolariza muy bien, pero no educa, algo inherente al diseño organizacional (John Taylor Gatto).

Llevemos la escuela, como recinto de entrenamiento democrático a la casa, con padres e hijos incluidos, propiciemos la convivencia intergeneracional entre todos los grupos etarios, mediante una educación familiar escolar real, dejemos de querer enseñar con límites de tiempo y condicionamientos físicos, porque para lograr una educación amplia y humana este esquema es contraproducente. La sociedad mexicana actual necesita fomentar una cultura que asimile como en familia a todos los individuos (ancianos, adultos, infantes), que sea una gran familia antropológica: incluyente, tolerante, participativa, equitativa y justa (ética), sin distingo social alguno. Sociedad educada para la democracia y para ejercer una ciudadanía plena.

Emmanuel Josafath Mendoza Gómez

Fuentes:

¿POR QUÉ LA ESCUELA NO EDUCA? Discurso de John Taylor Gatto, Maestro del Año en Nueva York durante 3 años. Consultado en: http://www.elblogalternativo.com/2009/08/21/por-que-la-escuela-no-educa-discurso-de-john-taylor-gatto-maetsro-del-ano-en-nueva-york-durante-3-anos/

[i] Docente por alrededor de 30 años, ha escrito varios libros basados en la educación contemporánea y la crítica de la ideología, historia y consecuencia de ésta, entre los más conocidos están Dumbing Us Down: the Hidden Curriculum of Compulsory Schooling, y The Underground History of American Education: A Schoolteacher’s Intimate Investigation Into the Problem of Modern Schooling, la cual es considerada su magnum opus. Fue nombrado Mejor Profesor de la ciudad de Nueva York en 1989, 1990 y 1991 y Profesor del Año del estado de Nueva York en 1991.

 

__________________________

Descargo de responsabilidad

El Instituto de Estudios Educativos y Sindicales de América (IEESA) se complace de aprovechar los medios informáticos para divulgar sus actividades y publicaciones. Sírvase tener presente que el material que aparece en este sitio de Internet es únicamente de carácter informativo. El IEESA procura actualizarlo regularmente, pero no puede garantizar su exactitud en todo momento.

La responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos, estudios y otras colaboraciones incumbe exclusivamente a sus autores, y su publicación no significa que el IEESA las sancione.

Las referencias a firmas o a procesos o productos comerciales no implican aprobación alguna por el IEESA, y el hecho de que no se mencionen firmas o procesos o productos comerciales no implica desaprobación alguna.

 

Advertisements

One comment

  1. Miguel A. Guerrero · · Reply

    Un artículo que se disfruta y mucho. De por sí la lectura ha sembrado dos reflexiones en mí. Una que el sistema educativo actual debe ser revaluado totalmente y el ejercicio que tú haces, al respecto, no solo es excepcional sino ejemplar, un buen modelo de crítica que no cae en los tópicos de criticar el sistema educativo por el contenido curricular que se enseña. Y dos, hombre, qué genialidad la de decir que los niños están siendo separados de círculos más amplios. Es increíble, en verdad no me había dado cuenta, sí que es verdad que falta educación para que nos integremos con personas de distintas edades y formas de pensar y actuar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: