El oficio de investigar (o ¿investigar para qué?)

La investigación es la actividad humana por excelencia. A partir de ella creamos y sistematizamos nuevos conocimientos que nos permiten explicar lo que sucede en el mundo, y al mismo tiempo transformar nuestras vidas.

Cuando pensamos en investigar algo, se nos viene a la mente un proceso largo, complejo y a menudo muy aburrido. Los científicos son vistos como profetas o locos que hablan y tratan cosas que no tienen nada que ver con la realidad.

En realidad están muy alejadas de lo que es la investigación, y por lo tanto, la labor científica. Investigar es una acción sencilla que realizamos cotidianamente todos los seres humanos, y si bien, no todo eso puede ser considerado ciencia, sólo es necesario estructurar más nuestras ideas para crear conocimiento.

El ser humano es definido como un ser racional, creador de instrumentos, transformador del mundo, con conciencia y capacidad de dar sentido a lo que sucede. Pero todo eso inicia con nuestra habilidad de dudar y de cuestionar lo que sucede. Recordemos el planteamiento cartesiano “Dudo, por lo tanto pienso, por lo tanto existo”. En un sentido muy profundo, la base de nuestra condición humana radica en nuestra  capacidad de formular preguntas. Y toda pregunta inicia con el asombro que el mundo nos genera.

¿Por qué hay día y noche? ¿Es el sol el que se mueve? ¿Por qué las manzanas caen para abajo? ¿Por qué la gente se comporta de esa manera? El hecho de que nos plateemos preguntas como éstas es un indicador de que la realidad, lejos de ser algo estático y dado de facto, está llena de enigmas que merecen ser resueltos.

En esta era de la información es nuestra capacidad de asombro la que se ve más lacerada. La gran cantidad de datos que actualmente obtenemos de los medios de comunicación ocasiona que fenómenos como la violencia o la pobreza los veamos como algo normal, nos presentan las cosas como si ya estuvieran dadas por la naturaleza. Con tres clics en una computadora, o con un teléfono “inteligente” creemos que todas nuestras inquietudes y dudas están resueltas. La tecnología puede ayudarnos a obtener datos, pero no puede pensar por nosotros.

Para investigar sólo es necesario detenernos un momento y reflexionar sobre lo que pasa a nuestro alrededor, cuestionarlo y asombrarnos de las cosas que hasta el momento nos parecían cotidianas, pensar en que suceden por algo y tienen consecuencias.

¿Eso es todo? ¿Sólo basta con sentarnos a observar y encerrarnos en el mundo de las ideas? No. Si nos ensimismamos lo único que estamos logrando es darle vueltas a nuestro sentido común. Es importante que nos atrevamos a contrastar lo que pensamos con los demás. La lectura con este fin es infinitamente enriquecedora, corroborar que otros autores piensan o pensaron en lo mismo (o no) que nosotros transforma nuestras opiniones en argumentos sólidos. Discutir con gente cercana, escribir documentos en foros o blogs también son ejercicios que alimentan nuestras ideas y creatividad. Acciones tan simples como calentar una uva cortada en el microondas o conversar con  las personas en el metro, nos pueden llevar a darnos cuenta de hechos que no imaginábamos y a generarnos nuevas preguntas. En pocas palabras, no sólo hay que pensar el mundo, hay que plasmar nuestras ideas en algo concreto.

No todas nuestras preguntas nos llevan a investigaciones científicas, para eso sí necesitamos tener cierta estructura. Hay que encontrar un problema relevante y plantear las preguntas adecuadas. Teniendo eso claro podríamos motivar un trabajo fecundo.

Para plantear un buen problema de investigación hay que ser creativo. La creatividad no es un don, es fruto del trabajo duro y la disciplina. En libros de metodología se plantean una serie de pasos para trazar una investigación, y si bien son muy útiles e ilustrativos, no existe ninguna fórmula mágica para hacerlo, sí existen estrategias básicas que todos podemos probar:

1.- Ser escéptico. Desconfiar de todo y de todos, desarrollar nuestra curiosidad, preguntarnos constantemente el por qué suceden las cosas y evitar juicios apresurados. Antes de juzgar a un burócrata de “flojo” o desobligado, sería bueno preguntarnos el por qué actúa de esa manera, podemos dar cuenta de todo un sistema que no funciona o un contexto en particular que evidencie cuestiones que van más allá de lo evidente.

2.- Leer y familiarizarse con el tema. Es nuestra forma de explorar y conocer lo que nos interesa de manera amplia y profunda. Una selección sistemática de texto nos ayuda a refinar nuestro planteamiento y nos guía para hacer un análisis más fructífero.

3.-Identificar el problema. Después de observar, cuestionar y leer acerca del tema es momento de plantearlo como un problema. Darle un nuevo enfoque a las explicaciones que se han dado, o mejor aún, plantear nuevas preguntas que habían sido ignoradas. Plantear una investigación es un trabajo artesanal que requiere tiempo y esfuerzo. Hay que justificar el por qué nuestra investigación es importante para la ciencia, comunidad, organización, etc. Plantearnos objetivos claros y viables. Y sobre todo corroborar empíricamente que nuestro problema existe y tiene solución.

La educación en México y el SNTE se encuentran en un proceso de cambio, y no hay mejores candidatos para diagnosticar y pensar las causas, dirección y consecuencias del mismo, que los maestros. El IEESA considera importante que los docentes se involucren más en el oficio de la investigación, lo adopten como fácil y cotidiano,  lo plasmen en algo concreto y con ello contribuyan a generar propuestas de acción y a su desarrollo como personas y como organización.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 3,030 other followers

%d bloggers like this: