Educación y Migración

El fenómeno migratorio hacia Estados Unidos a finales del siglo XIX creció aceleradamente en la población latina, pues trasladarse a este país implicaba mayor ingreso económico y al mismo tiempo significaba mejor calidad de vida para toda la familia. Sin embargo para el Siglo XXI los flujos migratorios han disminuido drásticamente debido a las fuertes leyes y acciones anti-migrantes que se han implantado, así como a la crisis económica por la que han atravesado los estadounidenses.

Durante la última década el número de mexicanos devueltos por autoridades estadounidenses ha ido disminuyendo. Mientras que para el 2000 el total era de 1’762’107 para el 2010 solo fueron 636’985. En ambos casos más del 80% fueron hombres, el 90% tenían más de dieciocho años, y el estado originario que presentó más migrantes durante esta década fue Michoacán de Ocampo, lo cual pude explicarse a partir de su nivel educativo, pues sólo en nivel primaria se encuentra por arriba del promedio nacional, pero en lo que respecta a los niveles de secundaria, media superior y superior se encuentra hasta cinco puntos por debajo del promedio nacional.[1] Reflejando una realidad en la que las posibilidades laborales son escasas e incrementando la necesidad de ir en busca de una mejor calidad de vida (mayores ingresos), migrando hacia Estados Unidos a realizar el trabajo que podrían realizar aquí en México.

Si a esto le sumamos que entre las causas que más impactan en la decisión de los jóvenes en México para abandonar la escuela -o a los padres de familia para no enviarlos- se encuentran: la falta de oportunidad y oferta educativa, y los bajos ingresos económicos de la familia para cubrir los gastos que esto implica. El resultado es que cada día los jóvenes se ven obligados a trabajar a edades cada vez más tempranas para apoyar los gastos familiares. Reflejando un panorama poco alentador en la sociedad mexicana, si consideramos que según datos el Consejo Nacional de Población para el 2010 los jóvenes representaban la tercera parte de la Población Económicamente Activa (PEA), de los cuales poco más del 40% habían terminado la secundaria, y sólo un 33.6% alcanzó la educación media superior y superior.

En dichas condiciones y ante un sistema en el que la “competencia” por ser el “mejor” es el determinante que los adolescentes enfrentan tanto en el campo educativo como en el laboral, y si agregamos que los jóvenes en su calidad de migrantes además de contar con un escaso dominio del inglés, con un bajo nivel socioeconómico, de las diferencias en los sistemas educativos, se enfrentan al temor de ser deportados, resulta que los jóvenes migrantes se vuelven una población vulnerable. Ejemplo de ello es lo sucedido en el 2009 en el distrito escolar de San Felipe Del Río, Texas. En donde estudiante mexicanos fueron expulsados luego de que el superintendente Kelt Cooper fue informado del cruce que realizaban 540 niños para asistir a la escuela en aquel país.

Un estudio elaborado por el Sistema Económico Latinoamericano (SELA 2009), destacó que los migrantes procedentes de México que viven en Estados Unidos tienden a ocupar en mayor proporción puestos no calificados. Lo cual podría deberse a una falta de reconocimiento de los títulos y grados, o a la deserción escolar a la que se ven obligados y no concluir los grados de estudio.

Al respecto la Oficina del Censo con base en La Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense en el 2008 expuso entorno al nivel educativo de los 19’389 mexicanos[2] de 25 años y más que residen en dicho país, que 7’160 cuentan con una escolaridad menor que un diploma de secundaria, es decir, menor a la educación de High School en EEUU; 4’042 tienen diploma de secundaria o equivalente a High School; 3’193 poseen créditos universitarios y; tan solo 1’436 obtienen un título de bachillerato universitario o más. Además dentro del grupo de hispanos o latinos en Estados Unidos, los mexicanos son  el grupo con menores niveles de logros educativos, pero es el que mayor crecimiento presenta. Tan solo del 2000 al 2008 el crecimiento de inmigración mexicana indocumentada pasó de 4.8 a 7 millones, número que se ve reflejado en el crecimiento de alumnos hispanos en las escuelas públicas de Estados Unidos.[3]

A pesar de los bajos niveles educativos que presentan los migrantes mexicanos,  es un hecho que son uno de los principales exportadores de capital humano a EEUU. Uno de los acontecimientos que favoreció dicha migración fue la Segunda Guerra Mundial, pues con la participación de dicho país en la guerra se requirió de mano de obra para trabajar en el mercado laboral lo que dio paso a la firma de un contrato de trabajadores temporales, mejor conocido como “Programa Bracero”. Se estima que con dicho contrato entraron a Norteamérica poco más de 4.5 millones de mexicanos legalmente. Equivalente a un flujo anual de 290 mil mexicanos trabajadores, y una cantidad similar cruzó la frontera sin documentos.

Por otro lado, el programa de becas otorgado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología –CONACYT- no ha significado grandes avances en el país, puesto que aún tratándose de personas que encuentran empleo y son económicamente activos, un número representativo no lo hace dentro del país, significándose una inversión perdida en miles de dólares en apoyos económicos. [4] Sin tomar en cuenta las cantidades que se invierten en la educación primaria, media y superior de un becario que emigra.[5]        

En la década de los noventa el gobierno federal buscó frenar la fuga de cerebros con un préstamo del Banco Mundial bajo el principio de la coinversión al 50%, incluida inicialmente en el Programa de Apoyo a la Ciencia y a la Inversión en México (PACIME), ofreciendo a jóvenes científicos y/o de reconocida trayectoria mejores condiciones de regreso e ingreso al país con inserción en el mercado académico: no se obtuvo el éxito deseado.[6]

Podría afirmarse que en el siglo XXI la principal causa de migración es la apertura de la oferta educativa y no la laboral, ya sea a través de los programas bilaterales, de la emigración y establecimiento legal o ilegal en el país vecino, o bien del cruce diario de la frontera por parte de los estudiantes mexicanos. Aunque cabe destacar que las cuotas de inscripción en Estados Unidos suelen tener un costo elevado, por lo que el sostener los estudios –universitarios principalmente- no es una vía posible para los migrantes económicamente hablando.

Se han logrado significativos avances respecto al tema migratorio, sin embargo, la solución no radica en los asuntos migratorios resueltos con éxito o en las políticas implementadas en EEUU que beneficien a la comunidad hispana. La respuesta está en la cobertura educativa en México, de los alcances obtenidos y de las acciones a realizar. La reciente incorporación del nivel bachillerato a la educación básica y el incremento de matriculados en pre-primaria, primaria y secundaria son algunas de las medidas que coadyuvan a un desarrollo en México que en un largo plazo se puede alcanzar.  Así mismo es necesario seguir favoreciendo el derecho de los mexicanos a la educación mediante el apoyo a las instituciones públicas para que este derecho sea aplicable para todos y no solo para unos cuantos. Aumentando la oferta y oportunidades educativas se podría a coadyuvar en la reducción de las brechas educativas existentes, pues evitaría que los estudiantes salgan a otros países en busca de las oportunidades que no encuentran en México.

Finalmente también es necesario trabajar en la oferta laboral pues al verse altamente reducidas las expectativas de los profesionistas para desarrollarse en el mercado laboral salen a otros países a encontrar las oportunidades que les ofrezcan la mejor estabilidad económica, laboral, profesional, personal y familiar.


[1] INEGI. Distribución porcentual de la población de 15 y más años según nivel educativo para cada entidad federativa 2000, 2005 y 2010.

[2] “Se considera mexicanos a las personas que se identifican como hispanos de origen mexicano, lo cual significa que ellos mismos son inmigrantes mexicanos o reconocen ascendencia familiar mexicana”. Información obtenida del portal en línea:  http://www.paisano.gob.mx/pdfs/Hispanos_de_origen_mexicano.pdf

[3] Tinley, Alicia. “La situación educativa de los mexicanos en Estados Unidos” en El Estado de la migración. pp. 268 -269.

[4] Actualmente de acuerdo al Reglamento de Becas del Programa de Fomento, Formación, Desarrollo y Vinculación de Recursos Humanos de Alto Nivel del CONACyT –publicado en el Diario Oficial de la Federación- los beneficiarios cuentan tanto con derechos como obligaciones (entre ellas jurídicas) que en cada tipo de beca o apoyo es señalado de manera específica. El Art. 28 del reglamento antes señalado menciona los casos en los que considerará acreditado el regreso al país. Entre ellos se encuentra que desarrollen actividades profesionales en México. Obligando así a la obtención de la “Carta de reconocimiento”.

[5] Rodríguez Castaño, Heriberta. “Migración Internacional de y hacia México: oleadas de migrantes de alta calificación académica”. pp. 348-350.

[6] Didou Aupetit, Sylvie. “¿Fuga de cerebros o diásporas? Inmigración y emigración de personal altamente calificado en México. Consultado en línea en: http://www.anuies.mx/servicios/p_anuies/publicaciones/revsup/132/01a.html 

One comment

  1. Creo que es un hecho que el fenómeno de la inmigración es uno de los probelmas que afecta de manera considerable a varios estados de nuestro país, en México hay estados donde los hombres han optado por irse a EU con el fin de realizar el sueño americano, es por ello que este problema debe de afrontarse de manera enérgica y dando soluciones, me viene a la mente un artpicuo que leí hace un tiempo acerca de la Fundación Jaff http://www.oem.com.mx/elsoldetijuana/notas/n3454408.htm donde tocan este tema aportando algunas soluciones, me parece primodial dar soluciones a este problema que tanto ha afectado a la niñez mexicana que, como bien sabemos, son de los primeros que van en busca de una mejor vida fuera de nuestro país. Saludos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: