El sindicalismo en la era de la globalización

El sindicalismo en todo el mundo está pasando por momentos decisivos, el tema de la globalización y la competencia por mejorar productos y servicios ofreciéndolos a precios más atractivos dejan en posiciones vulnerables a los trabajadores en general. Las nuevas políticas de contratación solo buscan el beneficio corporativo y no procuran el bienestar ni el desarrollo profesional del empleado.Las grandes empresas transnacionales son las que han estado marcando los parámetros de la legislación en temas laborales, no es ningún secreto y definitivamente no es nada nuevo, mientras desprestigian la labor de las agrupaciones laborales y sindicatos de trabajadores.

Frente a este escenario, las agrupaciones que velan por el bien estar de los trabajadores necesitan replantear sus estrategias y acciones para generar un valor agregado que pueden entregar a la sociedad en general. La premisa básica de esta lógica, es que, solo alrededor de 5 millones de trabajadores están sindicalizados de los 45 millones de personas ocupadas en el país[i], lo que deja a 40 millones de personas y sus familias sin interacción con un sindicato.

En el mundo corporativo tiene al menos 10 años el auge de las “Empresas Socialmente Responsables”, donde por medio de acciones significativas con la comunidad muestran otra cara y, bien o mal, impactan en la sociedad.

 ¿Es una idea descabellada pensar en un sindicato socialmente responsable? Podemos responder que no, pues la raíz del sindicalismo es la defensa de los obreros, organizados por gremios o actividades para garantizar condiciones óptimas de trabajo y el respeto a la normatividad aplicable, dando como resultado un desarrollo social equitativo.

Existen muchas Organizaciones no gubernamentales (ONG’s), Asociaciones Civiles (A.C.’s) y colectivos ciudadanos que enfocan sus acciones y esfuerzos en la generación de identidades comunales o de grupos de pertenencia. La figura del sindicato puede ser el punto de partida de las actividades sociales, pues, aunque un sindicato sea gremial, es plural y diverso.

La acción de generar redes de comunicación, participación y cooperación con grupos que incumban a la ciudadanía puede resultar en un intercambio de participación social y por lo tanto en la percepción de pertenencia hacia el sindicato.

 El apoyo que existe entre sindicatos no tiene que ser exclusivo para defender cuestiones laborales, deben aprovechar los espacios para imaginar y construir juntos alternativas para la participación social ciudadana, pueden ser acciones que vayan desde arreglar una cancha de futbol hasta organizar colectas nacionales para alguna causa específica, con el apoyo de ONG’s y A.C.’s y siempre transparentando estas acciones.

 El futuro de los sindicatos depende de la capacidad de transformarse que tengan, si logran penetrar en la sociedad y hacerse valer, su permanencia es casi segura, si su apuesta se inclina únicamente a las afiliaciones y representación de sus agremiados, la tendencia estadística nos indica que en 10 años solo tengan un 3% de trabajadores en sus filas.


[i] Aguilar García, Javier. “Análisis Político. Tasa de Sindicalización en México 2005 – 2008”. Diciembre, 2010. En http://www.fesmex.org/common/Documentos/Ponencias/Paper_AP_Tasa_de_Sindicalizacion_JavierAguilar_Dic2010.pdf

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: